Mezcla de productos químicos de limpieza… ¿a favor o en contra de la salud?

Mezcla de productos químicos de limpieza…  ¿a favor o en contra de la salud? 1

El SARS-CoV-2 es un nuevo virus respiratorio que se transmite principalmente de persona a persona, pero también es posible que una persona se contagie con el COVID-19 (padecimiento), al tocar una superficie u objeto contaminado y tocar luego su propia boca, nariz u ojos. La limpieza y desinfección de objetos y superficies en el hogar, oficinas, hospitales, tiendas, y en lugares en general, es una forma de evitar la propagación del COVID-19 de manera efectiva.

Durante estos días de cuarentena, todos los ocupantes de nuestros hogares nos hemos dedicado a limpiar profundamente la casa y para esto se utilizan una infinidad de productos de limpieza (que no necesariamente de desinfección).

Mezcla de productos químicos de limpieza…  ¿a favor o en contra de la salud? 2

Son tantos productos de limpieza que existen en el mercado, que confundimos la aplicación o composición de cada uno, además de que se cree erróneamente que al combinar distintos productos de limpieza obtendremos mejores resultados. Lo cierto es que esto puede ser muy peligroso, ya que al mezclar productos químicos se llevan a cabo reacciones que producen ciertos productos que pueden ser perjudiciales para la salud.

Debido a los elementos químicos que forman los productos de limpieza, hay algunos de ellos que nunca deberán combinarse para evitar poner en riesgo tu salud y la de tu familia.

Uno de los productos más utilizados (y recomendados actualmente), para la limpieza es el cloro, el cual, en su estado natural es un gas, y que, para ser utilizado de manera doméstica o industrial se vuelve líquido, disolviéndolo en una solución de agua con sosa, formando con eso hipoclorito de sodio. Este producto reacciona fácilmente con un sinfín de productos que utilizamos en casa:

El cloro, también conocido como hipoclorito de sodio o lejía, al mezclarlo con algún ácido (algo tan simple como el limón o vinagre), produce cloro en forma gaseosa qué es altamente toxico, que puede producir afecciones en las mucosas de nariz, boca y pulmones, además de quemaduras graves en los ojos y paros respiratorios.La lejía (cloro), al mezclarla con alcohol, puede producir cloroformo y ácido muriático. Altos niveles de cloroformo pueden causar mareos, náuseas, pérdida de conciencia, además de que se pueden producir daños en el sistema nervioso, pulmones, ojos, piel y en casos extremos en riñones e hígado.

  • La lejía (cloro), al mezclarla con alcohol, puede producir cloroformo y ácido muriático. Altos niveles de cloroformo pueden causar mareos, náuseas, pérdida de conciencia, además de que se pueden producir daños en el sistema nervioso, pulmones, ojos, piel y en casos extremos en riñones e hígado.
  • Al mezclar el cloro, con cualquier producto de limpieza como limpia cristales, limpiadores para el inodoro o detergentes, se produce gas cloro. La mínima exposición a este gas causa problemas oculares, respiratorios y en las mucosas.
  • La lejía (cloro) al simple contacto con el amoniaco, puede producir vapores tóxicos, que causa severos daños al sistema respiratorio, además de que esta mezcla puede ser inflamable y explosiva.
Mezcla de productos químicos de limpieza…  ¿a favor o en contra de la salud? 3

Además del cloro, existen otros productos de limpieza que no se deben de mezclar:

  • Bicarbonato de sodio con vinagre, al mezclar estos dos productos, la sustancia resultante no es peligrosa “por si sola”, lo que resulta es una sustancia que puede ser explosiva, sobre todo si se mezcla en un recipiente cerrado, ya que genera una gran cantidad de gas.
  • Vinagre y agua oxigenada, la sustancia resultante puede producir irritación y dañar severamente la piel, garganta, ojos, nariz y pulmones, debido a la formación de acido peracético que se produce.

Para evitar situaciones peligrosas en tu hogar, es importante que también evites mezclar productos de diferentes marcas, aunque tengan el mismo uso, debido a que cada fabricante utiliza compuestos diferentes que pueden provocar cualquier reacción peligrosa.

Los productos de limpieza vienen con sus especificaciones de uso, y sirven de forma eficiente, sin necesidad de combinarlos. La recomendación que se hace para la utilización de lejía es mezclar 20 ml de lejía (de 3%-5%) con 980 ml de agua, justo antes de limpiar.

En conclusión:

Lo mejor es manejar cada producto con el debido cuidado y precaución e informarse adecuadamente antes de combinar algo que no conocemos.


Colaboración por parte del Ing. Ramón Cárdenas

Especialista en la implementación de procesos de calidad en distintas industrias.

Es consultor para Trazos Creativos y Compliance Roes en temas Sanitarios, de procesos y en calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *